Dec 15, 2015

PREVENIR LO PEOR EN LA TESIS




2. Al escribir -como en todo lo importante- hay que asegurarse al máximo de que no se va a cumplir la "Ley de Murphy": “si algo puede ir mal, irá mal”.

2a. Si el contenido y la redacción de una tesis pueden ser malentendidos, serán malentendidos. Además, los otros doctorandos e -incluso- el tribunal suelen actuar de acuerdo con el “Principio doctoral de Sileno”: “ningún otro doctorando excepto uno mismo merece jamás presentar su tesis; pero puesto que ya es demasiado tarde, el director lo ha permitido y se ha convocado el tribunal ¡el doctorando debe ser castigado duramente por su atrevimiento!. ¡Morir joven es poco castigo para él!

2b. También el tutor será considerado responsable de todos los errores y malentendidos. Sobre todo el pecado supremo: ¡haber dado el permiso para presentar la tesis! Por ello, recibirá una enorme cantidad de "mierda" buscando que se indigne en contra del doctorando y no vuelva a consentir que se presente ninguna otra tesis. Debe aprender a no ser tutor y a no olvidar la "Ley doctoral de Murphy": "No hay doctorando "maravilloso". Y si lo hubiera, sin duda le habría pedido a otro que fuera su tutor."

2c. El ordenador es una terrible arma de doble filo para la escritura. Facilita enormemente la corrección, pero dificulta muchísimo más la síntesis y la coherencia. También exige mucho control por parte del escritor que debe ser capaz de una tarea hercúlea: corregirse y refutarse a sí mismo.

2d. La memoria acrítica y el conservar los esbozos hechos pueden ser también un gran problema. Quererlos conservar siempre va en detrimento de la síntesis, claredad, estructuración, agilidad de la tesis y de la evidenciación de la tesis de la tesis. ¡Hay que saber quemar los esbozos superados! Como decía Wittgenstein, cuando ya no sirve para continuar subiendo, hay que prescindir de la escalera que nos ha llevado hasta donde estamos.



2e. Doctorando y tutor siempre tienen que vigilar que la suma de las partes resulte efectivamente una tesis en conjunto bien estructurada y que exprese bien la "tesis de la tesis".

2f. Cualquier cambio o inciso que se haga en un escrito o tesis debe ser "validado" en relación a su contexto más inmediato (párrafo), pero también en la estructura global y completa. No hacerlo o ir rápido, te hace candidato de honor a la mencionada ley de Murphy.
2g. Para hacer frente a los malos hados de las últimas tecnologías y para conseguir una eficaz redacción de la tesis, hay que recurrir a una de las más viejas y acrisoladas prácticas: leer en voz alta el propio discurso. Hay que hacerlo las veces que haga falta para detectar el mejor ritmo y estilo, así como la narratividad y argumentación más eficaç. Una vez más se cumple la regla: para escribir bien, hay que leer bien... y mucho.
2h. Los dos apartados de la tesis que se deben redactar y corregir son: el penúltimo las conclusiones y -¡solo después!- el último, la introducción. Ello no es tan sólo como dicta la "gramática parda" popular, para que si sale com barba sea "San Antón y, sino, la Santísima Concepción". También para conseguir desde el primer momento la mejor "seducción" y guía del lector; así como resaltar la coherencia, el ritmo, el suspense... que caracteriza a los mejores guiones de Hitchcock.


2i. Una vez completada la primera, segunda, tercera... redacción, es importante darse tiempo para depurarla. Con la estructura global del conjunto en el pensamiento, hay que corregirla entera, preguntándose en cada momento: ¿aquí he expresado a plena satisfacción lo que quiero decir? ¿Está claro? ¿Es riguroso? ¿Puedo mejorarlo? ¿Todo lo que digo es necesario y no falta nada realmente imprescindible? ¿Un hipotético lector, qué me agradecería que añadiera ¡o quitara!?

2j. Sin duda, una de las decisiones finales más dolorosas y con la que suele tropezar el doctorando es: prescindir de apartados ya redactados, que tuvieron su sentido en otro momento del desarrollo de la tesis, pero que son disfuncionales en su versión final y sería mejor eliminarlos o reducirlos a la mínima expresión. 

2k. Finalmente, aún hay que hacer la definitiva lectura y corrección del total de la tesis, si es posible de "un tirón" e intentando prescindir de las presuposiciones o "notas mentales" que el doctorando siempre tiene incluso inconscientemente. Debe ser lo más equiparable posible a como leerán la tesis finalmente el tribunal y el público.

Estructura completa y ordenada del discurso en los posts: TESIS SOBRE LAS TESISPREVENIR LO PEOR, IMPONER EL MENSAJE, TEXTUALIDAD COMO ARMA, EVITAR ERRORES Y GUERRAS, SEDUCIR CON PALABRAS Y ARGUMENTOS y ¿HAY ALTERNATIVA A LA TESIS?

No comments:

Post a Comment