Dec 15, 2015

IMPONER EL MENSAJE



¡Alguien quiere escucharme!
3. El lector es soberano y su interpretación depende de mil azares, ante él el escritor está solo e impotente. El tutor y el tribunal son los primeros lectores verdaderos (no amiguetes...) de la tesis ¡Y muchas veces terminan siendo los únicos!
3a. Ahora bien, el escritor tiene el poder (maravilloso, divino y creador) de disponer las palabras y –por ello- da siempre el primer golpe (¡qué puede valer por mil!).


3b. Los miembros del tribunales leen (¡y juzgan!) las tesis en malas condiciones: en el avión o el tren, con prisas, en medio de interrupciones, relegando otras lecturas más interesantes y de autores consagrados, bajo el efecto de filias y fobias... Pero –recuerda- el doctorando es quien dispone las palabras y desarrolla el logos.


3c. Por lo anterior, es importante estructurar la tesis de manera que minimice el peligro de cansancio, malainterpretación o abandono de la lectura. Hay que prever y facilitar lecturas no lineales de la tesis y maneras de recuperar la lectura que no sean (volver a) empezar por el principio.

3d. El tribunal de una tesis es todopoderoso y soberano, tal vez sólo puede influirlo algunas veces el tutor. ¡Confía en éste, teme aquél, pero sobre todo: haz tu trabajo!


3e. Evidentemente el tutor no puede ser simplemente el "amiguete y confesor" del doctorando, y le tiene que exigir con contundencia y persistencia. Ahora bien, normalmente el tutor es uno de sus pocos aliados reales del doctorando. Y por supuesto es el más importante e imprescindible.



3f. Suele perjudicarse a sí mismo gravemente el doctorando que actúa como si "su" tutor fuera "su" principal problema o el de "su tesis".


3g. Cambiar de tutor es la más rápida y contundente manera de comprobar si él era el problema o -más bien- si se ha perdido una posible solución a una tesis con problemas. No hay que confundir la causa de los problemas con las soluciones exigentes.  

3h. Aunque al tutor sólo se le hace verdaderamente caso cuando todo lo demás ha fallado, el doctorando debe tener siempre presente que -sin él- está "solo ante el peligro". Además, el doctorando no es todavía doctor en la disciplina en cuestión, mientras que sí lo son el tutor y los miembros del tribunal que la juzgan.


3i. Quizás el doctorando sepa más del tema que nadie del tribunal e  -incluso- que su tutor. Pero debe hacer llegar su mensaje y demostrarlo al tutor y -muy especialmente- al tribunal. ¡Precisamente por eso hay tutor y tribunal!

Estructura completa y ordenada del discurso en los posts: TESIS SOBRE LAS TESISPREVENIR LO PEOR, IMPONER EL MENSAJE, TEXTUALIDAD COMO ARMA, EVITAR ERRORES Y GUERRAS, SEDUCIR CON PALABRAS Y ARGUMENTOS y ¿HAY ALTERNATIVA A LA TESIS?

No comments:

Post a Comment